Feeds:
Entradas
Comentarios
Medir es Clave de la Transparencia.

Medir es Clave de la Transparencia.

Estoy pensando sobre la manera en que podemos generar más negocios para la industria y más valor para nuestros clientes (y sus marcas). Uno de los temas que mas se lee en los medios especializados es el “descreimiento” que aun existe en un porcentaje elevadísimo del mercado.

Me interesó especialmente la nota de Germán Herebia esta semana en Ad Latina en la que habla de “superar el temor de invertir online”. Buena nota.

Personalmente, para revertir este temor y modificar las estructuras de pensamiento que acompañan el “no invierto” de muchos gerentes de finanzas de las mayores y medianas empresas de la región es necesario reinventar la forma en que tradicionalmente manejamos la publicidad en la web y crear las condiciones necesarias de confiabilidad de la plataforma web como medio.

1.- Medir es la forma de hacer transparente toda la industria. No sirve que algunos midan de manera profesional mientras que otros no manejan las mínimas herramienta de gestión. Y tampoco sirve medir algunos canales como los banners / display ads y otros no (campañas virales, marketing directo por email). Es común ver el reemplazo de tecnologías probadas y de nivel internacional por soluciones que no aseguran un funcionamiento adecuado. El rigor en verificar no se aplica en un mundo donde todo parece ser rápido, liviano y virtual. Pero ésta distorsión es un contaminante del mismo medio del que formamos parte y cuestiona la credibilidad de un mercado incipiente, que está experimentando y aprendiendo.

2.- Obtener números y datos que lo ayuden en su toma de decisión y en la toma de decisión de toda la empresa. Los números que son útiles a un gerente de marketing a veces no lo son completamente para un gerente financiero. Pero sin embargo los resultados de las campañas online suelen tener números de interés para la toma de decisiones de toda la empresa. El tema es como integrarlos, detectar el error, contar con la información adecuada y aprender.

Anuncios

…Este axioma  le cabe a la forma tradicional en que se venia pensando la publicidad.

La interactividad de los contenidos y sus sponsors, la promoción, publicidad, viral marketing, buzz marketing etc. construyen nuevas maneras de comunicar en un enfoque integral.

La valoración de Internet como nuevo medio en este momento inicial donde se vislumbra un mundo de oportunidades, parece exagerada. Pero no. Internet como medio alcanza millones de usuarios con relativamente bajos costos de distribución. Estar en un nuevo medio (interactivo y popular) es relativamente económico pero nadie puede asegurar todavía como se recuperan las inversiones que se realizan en la Web, y en que proporción estas inversiones se monetizan.

¿Se puede ser parte del nuevo mercado en el que se desarrollan colateralmente oportunidades únicas para vincularse con la audiencia? Tal vez, pero ese vínculo se desarrollará desde un mensaje reinventado, desde una nueva categoría entre el anuncio y el contenido, y mediante una renovada relación entre el emisor y el receptor.

En ésta nueva relación se postula la muerte del mensaje por interrupción. Una revisión que contradice las teorías y principios de la comunicación y de la publicidad tradicional. A tal fin voy a enumerar algunos conceptos tradicionales de la comunicación para sostener esta reflexión:

El anunciante se ampara en la credibilidad del medio. Como el entorno que garantiza la calidad del anuncio. El anunciante confía en el medio con prestigio y el medio balancea el anunciante nuevo y el de trayectoria.

El anuncio (entendido como el aviso que se intercala en un contenido) es un mensaje cuyo principio de interrupción busca captar por sorpresa la atención del espectador y de la audiencia.

La audiencia tradicional es la población en actitud pasiva y relajada que posee un grado bajo de interacción con el medio, y levemente con el contenido que le entregan.

Sorpresa, atención, humor o miedo en distintas dosis son eficientes para que el anuncio pueda traer la atención del espectador y fije en su percepción asociaciones psicológicas que concientemente o subliminalmente buscan el objetivo del anunciante.

En el nuevo escenario el medio ya no es únicamente emisor; ahora se nutre de la audiencia. El medio ahora es bidireccional e interactivo y el espectador no es más un receptor pasivo ni relajado. El receptor en su misma dinámica interactiva y participativa, no espera, exige.

Ser parte de la solución y satisfacción de ésta exigencia es la clave para saber manejarse en éste nuevo escenario, del cual comentaremos en nuestra próxima nota.

Idea Rectora

Una idea rectora es la manera conceptual de abordar un proyecto. Este idea puede ser desde la toma de un partido, hasta la forma metafórica que da genesis al concepto que guiará el todo.
La idea rectora es aplicable a una obra a un diseño incluso hasta a un emprendimiento de negocio.
Las formas de transmitir una idea rectora, puede ser un boceto, una frace, una metafora, un lema. 
El desarrollo del objeto o proyecto, logrará coherencia y pureza cuanto mejor se vincula en su creación a dicha idea conceptual. Más esa vinculación tambien puede incluir contradicciones, que si son claramente manifiestas mantienen a la perfección esta genesis del proyecto.

Bienvenidos, espero que sus comentarios nos enriquezcan. Formemos inteligencia colaborativa.

Comunicación interactiva hoy, y mañana.

Presente y futuro. Realidad e incógnita. Razón e intuición. Pensamiento científico y pensamiento mágico.

Complemento y contrapunto.

La dualidad de los enfoques contrapuestos. No hay expertos sino especializados. No hay antigüedad que genere un precedente para proyectar que ocurrirá en los próximos años. No importa, muchos ecos y mucho pensamiento mágico rozando la necesaria utopía hasta la forzada racionalidad a la que nos aferramos para explicar el difuso futuro que se abre a los nuevos medios, a la nueva comunicación, donde todos tienen voz y oportunidad. Solo que prevalecerá el complejo orden del caos. Ejercitar la intuición nos va a acercar con mayor presición a las incógnitas y cambios que aun no hemos previsto.